CUANDO LA ISLA RECUPERA LA CALMA

El verano es una estación especialmente viva en todo el Mediterráneo; también en Formentera.

La isla es uno de los destinos predilectos de turistas de todo el mundo para esa época del año que invita a un cambio de vida y a buscar escenarios paradisíacos tan distintos, con frecuencia, de los escenarios comunes en la vida corriente de quienes viven inmersos en urbes ruidosas y ajetreadas.

Es entonces, en cierto modo, Formentera la que cede una parte de su identidad, precisamente la calma, ante el paso de sus visitantes, ávidos de paz y portadores, en cierto modo e inevitablemente, de ruido.

Cuando el verano llega a su fin, la isla recupera esa parte de identidad perdida y retoma su carácter más tradicional, estrechamente vinculado a su condición de pedazo de tierra rodeado de mar por todas partes… Formentera recupera la calma.

La calma otoñal regala un horizonte infinito

¿QUÉ HACER EN LA FORMENTERA OTOÑAL…?

Con el cambio de estación, Formentera ofrece un nuevo escenario en su paisaje y propicia un turismo más reposado, si acaso más proclive a saborear el día a día real de la isla y participar de la vida de sus habitantes.

Sí, el agua está un poco más fría, es cierto.

Pero, al mismo tiempo, visitar los faros que bordean la costa formenterana, ahora casi vacíos, sin tantos turistas rodeándolos, permitirán al visitante del otoño sentirse, por unos instantes, dueño de esos rincones tan espectaculares como evocadores…, y perseguir el vuelo de alguna gaviota.

Gaviota solitaria sobrevolando el faro…

Si se elige acercarse a los núcleos urbanos de la isla, el otoño presenta una oferta cultural constante, incentivada desde el «Consell Insular de Formentera», con la Filmoteca -en Sant Francesc- ofreciendo, todos los martes, sesiones que pueden consultarse en su cartelera, o el programa «L’illa a escena» -también en Sant Francesc, en la misma sala que acoge la Filmoteca-…

Momentos culturales de los que disfrutar sin multitudes y conviviendo con los residentes habituales, formando parte de ese mundo cotidiano que pertenece a los formenteranos…

Desde 1988, la Filmoteca de Formentera tiene una programación estable.

¿QUÉ MÁS SE PUEDE HACER…?

Nos ocuparemos de ellos en próximos posts, pero justo es avanzar que además de la belleza natural de la isla o su actividad cultural, Formentera también proporciona experiencias gastronómicas interesantes, o la visita a sus bodegas en las que disfrutar del vino local; su origen y el modo cómo, sin prisas, madura.

Claro está que, ¿dónde puede establecer el visitante su casa durante su estancia?. Inevitable es proponer nuestras casas; un conjunto de cinco casas, independientes y privadas, que proporcionan el aislamiento necesario para descansar, la proximidad suficiente a los principales núcleos de la isla y garantizan una estancia confortable… ¿Más información…?. ¡Contáctanos!.